Pujol

¡Hola a todos! Hace tanto que no pasaba por acá que creo que hasta perdí la práctica de escribir.

Al fin, después de tanto viaje y tantas cosas que hacer en esta nueva aventura, les dejo la reseña de mi último día en México y me deliciosa visita a Pujol, uno de los mejores restaurantes del mundo.

De entrada, les recomiendo hacer reservación con mucha anticipación en OpenTable, una app super buena que te da acceso rápido a reservas en todos los restaurantes de México (se las mega recomiendo) porque en mi caso, para conseguir la mesa tuvimos que hacerla 2 meses antes al menos.

Pujol es un lugar muy discreto y minimalista. La decoración del lugar simple y muy pulcro, la atención al cliente superior y enfocado a dejarte 100% satisfecho.

En Pujol no tienes opción a “menú” sino te preparan un pequeño sobre (perfectamente sellado y muy lindo) con el menú de degustación que comerás (les dejaré la foto para que puedan verlo).

De precios el menú costaba $1,959.00 MXN y no incluía bebidas, por lo que la cuenta para dos personas puede subir hasta $4,500.00 MXN a $5,000.00 con las bebidas de tu preferencia. Recuerden que un restaurante de este nivel, en el extranjero, puede costar hasta 3 veces más, por lo que al final no es tan caro “en comparación” a otros paises.

Nuestras elecciones culinarias fueron:

Entrada: (1) Pulpo, tinta de habanero y salsa veracruzana. (2) Chayote, salicornia, sal de gusano.

Primer Platillo: (1) Sopa de Calabacita, chochoyotas y chipil. (2) Tamal de berenjena quemada con acelgas.

Segundo Platillo: (1) Papadzul abierto de quintoniles, huevo de codornoz y chiltomate. (2) Wagyu, semillas de hinojo con guacamole de hierbas.

Plato Fuerte: Mole madre con 1226 días combinado con mole nuevo.

Postre: (1) Dulce de Zapote Negro (2) Tamal de Chocolate

Siendo honesta con ustedes, puedo decir que todo el menú era delicioso y que de verdad vale la pena pagar por lugares como este, que te darán una experiencia gastronómica extraordinaria. Los sabores y la manera de preparar los alimentos son cuidados al 100% y siempre verás al chef al pendiente de todo.

Una de las sorpresas de la tarde fue dar una vuelta en la cocina del chef mexicano Enrique Olvera y poderlo conocer en persona (algo que considero un honor), todo era perfectamente sincronizado y organizado para que cada platillo fuera perfecto.

Sé que suena algo caro, pero Pujol es una oportunidad gastronómica que no se pueden perder. Les dejo algunas fotos, sin antes decirles, que mi último día en México fue el mejor de todos con un nivel culinario de primera.

¡Hasta Pronto!

 

Leave a Reply